Psalm for the Day

domingo, 16 de enero de 2011

Un Angel

Cuando comenzaba a tener dudas sobre la vida y buscaba respuestas a veces confiaba mas en mi abuelita que en mi mama, ella siempre me decía que empezara a soñar lo que quería ser mas adelante, y que luchara porque esos sueños se hicieran realidad, también mencionaba que no debía dejar que nada ni nadie turbara mis sueños, me enseño a confiar en mi y a tener esperanza, según me a contado mi papa, ella lucho mucho por salir adelante pues hasta que sus hijos ya eran grandes su situación se estabilizo, mi papa cuenta que ella sufrió mucho y le dolía cuando no podía darle algo a sus hijos, era una de las personas que me decía si no hay nadie en quien puedas confiar un secreto, dicelo a Dios, el te escucha y sabe como ayudarte, fui creciendo siempre a su lado y con sus consejos, un día me entere de algo que me dejo sin palabras, algo en ella había cambiado, a pesar de que se veía fuerte su cuerpo sufría una enfermedad que la marcaría para siempre y no solo a ella; también a toda su familia, cuando me entere que ella tenia cáncer gástrico, mi forma de verla cambio, pero no la confianza que le tenia, era extraño hablar con ella, era como si hablara con otra persona, en diciembre del 2005 justo el 23 la operaron y celebramos navidad en el hospital, yo quería verla pero me decían que no podía pues ella debía descansar, era mas de media noche y mi mama me pregunto si quería volver a casa para ver los regalos, pero yo no quería alejarme de mi abuelita, claro tuve que irme, a mi abuelita le gustaba mucho tejer, y un mes antes de la operación estaba trabajando en un proyecto para una de mis tías, para mi sorpresa mi abuelo me dijo "este regalo es de tu abuelita para ti" al abrirlo lo único que en ese momento hice fue llorar, pues era algo especial para mi, ella lo hizo con sus manos, a mi tía le dio uno igual, (era un poncho tejido con lana) ambas lloramos, sin poder decir nada, tiempo después mi abuelita había mejorado y había vuelto su sonrisa y su carácter tan divertido, tiempo después recibía quimioterapia, le dolió perder su cabello y le costaba mucho superar la nausea, yo la visitaba y siempre la veía en su cama, se encerraba en su habitación porque no quería sentir el olor a comida que salia de la cocina; tuve un par de conciertos con la orquesta y ella estaba conmigo, apoyandome no le gustaba salir, pues debía usar una peluca y detestaba eso, pero eso no la detuvo se reía de si misma a pesar de todo;un día, regrese del colegio y entre con emoción a saludarla y me sorprendió verla arrodillada rogándole a Dios una oportunidad de sanar, ella amaba la vida, desde ese día la vi luchar contra todo para no dejarse vencer por la enfermedad que silenciosamente le ganaba la batalla, el día de mi cumpleaños entre a su habitación y me dio un fuerte abrazo, me dijo que fuera fuerte, y que tuviera fe, esperanza y confianza tanto en Dios como en mi misma, entonces comprendí que el ángel que me cuidaba, mi ángel de la guarda era ella, siempre estuvo conmigo, desde que nací hasta tener mis primeros sueños, exactamente una semana después de mi cumpleaños, el 14 de junio de 2006 a las 4 de la tarde mi ángel llego a un lugar en donde no sentiría mas dolor, donde estaría feliz viendo en rostro de Dios, llore por un largo rato, luego quise alejarme y estar sola, así comprendi que ella ya estaba bien y aun podía hablarle, algo dentro de mi me decía que ella me escucharía, tiempo después, vinieron problemas en los que pensé que necesitaba sus consejos, y llego un momento en el que me rendía y quería dejar todo, estaba tan deprimida que pensaba en dejar este mundo, (ojala hubiera sido para irme a otro planeta) cuando pensaba en eso, recordé como ella rogaba de rodillas por su vida y como ella amaba vivir, y como disfrutaba hasta el mas pequeño detalle y se burlaba de los problemas, así fue como ella me ayudo a valorar mas mi vida, a disfrutarla mas aunque tuviera sabor amargo a veces, su recuerdo me ayudo a ser mas fuerte y a no dejarme vencer ante nada, por eso ella es mi ángel, ya no la veo caminar, pero aun siento su presencia cerca, algunas veces siento como ella aparece dentro de mi y me da esperanza para seguir adelante, ella es mi modelo a seguir, muchas personas me han dicho que me parezco a ella en muchas cosas, siempre alegre, divertida incluso algunas cosas que ella hacia o decía quedaron marcadas en mi... esta es la historia de como descubrí que los ángeles si existen y como uno me cuido en mi niñez y parte de mi adolescencia y aun me cuida, desde lo alto del cielo.

2 comentarios:

  1. Saludos queridos lectores, siempre escribire partes de esta historia esten pendientes de cada siguiente publicancion.

    ResponderEliminar
  2. Como mi querido padre dijo alguna vez a otra persona cuando mi querido abuelito abandono su cuerpo fisico, mientras yo escuchaba...
    Una persona nunca deja de existir, mientras haya alguien que le recuerde... feliz dia...

    ResponderEliminar